Blog de Raíz Cimentaciones

 

14 Dic

En post anteriores os presentamos la cimentación como el conjunto de elementos estructurales de cualquier edificación que tienen como misión transmitir al suelo las cargas o elementos apoyados sobre ella.

En esta ocasión vamos a enumerar  los requisitos fundamentales que, como especialistas en estabilización de estructuras con problemas de asentamiento, consideramos debe cumplir una buena cimentación:

  •        El  nivel de la cimentación deberá estar a una profundidad suficiente, de manera que se encuentre libre del peligro de heladas, excavaciones posteriores, cambios de volumen del suelo o capa freática entre otros.
  •        La cimentación tendrá unas dimensiones tales que no superen la estabilidad o capacidad portante del suelo.
  •        No deberá producir un asiento en el terreno que no sea absorbible por la estructura.

A menudo nos encontramos con suelos que varían mucho de volumen según la cantidad de humedad que contengan; sobre todo en el caso de suelos que poseen arcillas expansivas. Estos suelos deberán evitarse a la hora de construir o, en caso de que no sea posible, recurrir a unas cimentaciones más profundas que apoyen en terrenos más estables.

Existen otras situaciones en las que se puede producir un fallo de estructura, como puede ser la alternancia de estaciones secas y húmedas, la presencia de árboles caducifolios con riego en la zona, fugas de agua en alguna tubería, etc. En Raíz Cimentaciones recalcamos la importancia de alejar obras y cimentaciones de todas estas causas, así como de otras construcciones contiguas.

Así que recordad, si vais a realizar un proyecto de una nueva estructura o edificio y el terreno es desfavorable, en Raíz Cimentaciones podemos orientaros hacia la solución más adecuada.

¿Quiere una inspección gratuita y/o un presupuesto sin compromiso?

Realizamos inspecciones, presupuestos gratuitos e informes.

TELÉFONO DE CONTACTO

+34 916 207 797

EMAIL DE CONTACTO

HORARIO

Lun. - Vie. (08:00 - 18:00)